Logo

Movimiento Cívico d'Espanya i Catalans     

INVESTIDURA FALLIDA (autor: Clemente Polo)

Artículo publicado en el diario Expansión el 6 de enero de 2015

Mas y Homs cuarta fuerza política en Cataluña.

Borràs, Homs, Munté y De Gispert conforman el grupo de cortesanos en torno a Mas que ha conseguido convertir CDC en la cuarta fuerza política de Cataluña en 5 años.

A Artur Mas y a su cada vez más reducido grupo de cortesanos (Homs, Rull, Turull, Munté, etc.), la CUP les ha cortado la posibilidad de salvar lo poco que queda de Convergencia Democrática de Catalunya (CDC), la organización política que Jordi Pujol i Soley creó para convertirse en President de la Generalitat de Catalunya en 1980, y con la que gobernó a su antojo la Masía Gran durante 23 años. Las numerosas investigaciones judiciales en curso, iniciadas tras destaparse el caso Palau-CDC en julio de 2009, han llevado a imputar al fundador del partido y a todos los miembros de su numerosa familia por haber presuntamente extraído suculentas comisiones a cualquier empresa interesada en contratar con las administraciones públicas catalanas, mordidas a las que ya se refirió el ex-President Maragall cuando le espetó a Mas en sede parlamentaria su ya famosa frase: “ustedes tienen un problema que se llama 3%”.

El vals de Mas con Pujol en el último congreso de CDC.

El vals de Mas con Pujol en el último congreso de CDC.

Mas contamina a Junts pel Sí

Pujol nombra a Mas su sucesor al frente de CDC.

Pujol nombra a Mas su sucesor al frente de CDC.

Los fervientes partidarios de la república platónica catalana tienen cabal conocimiento de la responsabilidad política de Artur Mas i Gabarró que desempeñó los cargos claves de consejero de Política Territorial y Obras Públicas (1995-1957), consejero de Economía (1997-2001) y primer consejero (2001-2003) durante los años en que CDC adjudicó muchos de los contratos y concesiones ahora investigados por los jueces. Por mucho que miren hacia otro lado ahora, todos ellos saben que Daniel Osàcar, secretario personal de Mas (2000-2005) y tesorero de CDC y de sus fundaciones (2005-2011), está imputado por diversos delitos relacionados con el cobro de comisiones ilegales. Y todos están al tanto de las razones que obligaron a CDC a rebautizar la fundación del partido –que pasó de llamarse Trias Fargas a su actual denominación CatDem–, en un fútil intento de desligarla de los casos de corrupción y financiación ilegal del partido.

Osàcar abraza a Osàcar su secretario personal (2000-2005) y tesorero de CDC, imputado por financiación ilegal del partido. El famoso 3 % que aireó el cobarde president Maragall.

Mas abraza a Osàcar su secretario personal (2000-2005) y tesorero de CDC, imputado por financiación ilegal del partido. El famoso 3 % que aireó el cobarde president Maragall.

Mas estrecha la mano de Junqueras (ERC) con Herrera (Iniciativa Catalunya Verds- Esquerra Unida i Alternativa) de testigo.

Mas estrecha la mano de Junqueras (ERC) con Herrera (Iniciativa Catalunya Verds- Esquerra Unida i Alternativa) de testigo.

Los candidatos de la plataforma Junst pel Sí.

Los candidatos de la plataforma Junst pel Sí.

Junqueras, secretario general de ERC, y Romeva, cabeza de lista de la plataforma Junts pel Sí, perdieron su credibilidad política al avenirse a concurrir junto a CDC en la citada plataforma a las elecciones del 27-S, y ceder a Mas, camuflado en un discreto cuarto puesto, la presidencia del gobierno en caso de victoria. La plataforma con 62 diputados quedó muy lejos de la ansiada mayoría y la investidura del candidato Mas quedó en manos de los diez diputados de la Coordinadora d’Unitat Popular (CUP) quienes, además de reconocer inicialmente que el independentismo no había ganado el ‘plebiscito’, anunciaron su oposición a que Mas fuera investido presidente. A pesar de la oferta de Mas de incluir tres vicepresidentes en su gobierno y esbozar un paquete de medidas sociales para satisfacer las demandas de la organización anticapitalista, los diputados de la CUP votaron en contra de su investidura el 12 de noviembre.

Cúpula de la CUP en la campaña de las elecciones autonómicas.

Cúpula de la CUP en la campaña de las elecciones autonómicas.

Baños y los diputados de la CUP cantando el cara el sol enla sesión inaugural de la XI legislatura.

Baños y el resto de los diez diputados de la CUP entonando el cara ‘els segadors’ al final de la sesión constitutiva de la XI legislatura, la más breve en la historia de la democracia española.

En manos del asamblearismo

Mas y Baños (CUP) en el Parlament el 9 de noviembre de 2015.

Mas y Baños (CUP) en el fallido debate de investidura en el Parlament el 9 de noviembre de 2015.

La fallida investidura abría un margen de negociación de dos meses que nos ha permitido hacernos una idea cabal de la coherencia ideológica y la eficacia organizativa de la coordinadora que pretende sacar a Cataluña de España y de la UE. Tras varias semanas de reuniones infructuosas con Mas y otros miembros destacados de su plataforma Junts pel Sí, la CUP protagonizó la broma política del año en vísperas del día de los Santos Inocentes. Según las noticias publicadas, alrededor de 3,577 miembros de sus 13 organizaciones territoriales en los Països Catalans –un área que comprende además de las cuatro provincias catalanas, las Comunidades de Valencia y las Islas Baleares y algunos zonas de la Comunidad de Aragón y los departamentos del sur de Francia– se habían inscrito para participar en la asamblea que se celebró finalmente en Sabadell el 27 de diciembre.

Territorio de los inexistentes Països Catalans donde la CUP y ERC desarrollan su actividad política.

Territorio de los inexistentes Països Catalans donde la CUP y ERC desarrollan su actividad política.

Asamblea nacional de la CUP celebrada en Sabadell el 27 de diciembre de 2015.

Asamblea nacional de la CUP celebrada en Sabadell el 27 de diciembre de 2015.

Tras una jornada de debates intensos y varias votaciones ‘igualadas’, la última de ellas arrojó el inverosímil resultado de empate a 1,515, sin abstenciones ni votos nulos. ¡Una lástima que el empate no fuera a 1,714! No puedo tampoco dejar de preguntarme cuál habría sido el resultado del sainete si no hubieran participado los representantes aragoneses, valencianos, mallorquines o franceses que, por razones obvias, no votaron en las elecciones del 27-S. El diputado Baños, partidario de investir a Mas, manifestó al final del cónclave que “el mandato que sale de la asamblea es que hay que seguir debatiendo, para esto nos han elegido” y anunció que la decisión final se adoptaría en una reunión de los miembros del Consejo Político, el Secretariado Nacional y el Grupo de Acción Parlamentaria el 3 de enero.

Mas con Junqueras y Romeva al final del debate de investidura el 9 de noviembre de 2015.

Mas con Junqueras y Romeva al final del fallido debate de investidura el 9 de noviembre de 2015.

Fractura de la CUP

CUP reunión Consejo Político, Secretariado Nacional y Grupo de Acción Parlamentaria 030116

CUP reunión del Consejo político, Secretariado Nacional y Grupo de acción parlamentaria el 3 de enero de 2015.

La división interna continuó haciéndose patente en los días previos al cónclave. Monge, candidato de la CUP a la alcaldía de Barcelona en 2011, expresaba la incoherencia que suponía respaldar “un mandato inexistente, una hoja de ruta en blanco, una legislatura muerta, y… al mayor cadáver político del momento.”. Resultaba, desde luego, sumamente complicado para estos curtidos anticapitalistas uniformados –camiseta y sandalias en verano y chaquetón y botas en invierno– prestar sus diputados para investir al líder del partido que presuntamente se dedicó a extorsionar a empresas durante décadas en Cataluña y cuyo nombre figuraba como beneficiario de dos cuentas opacas (con un saldo cercano a 2 millones de euros) en el paraíso fiscal de Liechtenstein.

Homs, Turull y Pujol arropando a Daniel Osàcar en el Parlament, imputado por presuntamente cobrar comisiones a favor de CDC y sus funaciones.

Homs, Turull y Pujol arropando a Daniel Osàcar en el Parlament, imputado por presuntamente cobrar comisiones a favor de CDC y sus fundaciones. Homs es actualmente diputado en el Congreso, Turull portavoz en el Parlament y Pujol está también imputado.

Anna Gabriel llegando a la reunión del Consejo político, la Secretaría Nacional y elGrupo de acción parlamentaria de la CUP el 3 de enero de 2016.

Anna Gabriel llegando a la reunión del Consejo político, la Secretaría Nacional y elGrupo de acción parlamentaria de la CUP el 3 de enero de 2016.

La ‘coherencia’ acabó imponiéndose y la CUP rechazó finalmente apoyar la investidura de Mas por un escaso margen –34 votos a favor, 30 en contra y 3 abstenciones–, confirmando la profunda división existente entre sus dirigentes y militantes que ya se había puesto de manifestó en la asamblea del 27 de diciembre. A diferencia de ERC, la credibilidad de la organización quedó a salvo por los pelos, lo cual no significa que se haya aclarado el futuro político de Mas ni despejado el futuro de la propia CUP. En cuanto al primer asunto, Mas ya ha manifestado su intención de vender cara su piel a las fuerzas que aquí “no nos lo ponen nada fácil”, una clara indicación de que se opone a que la plataforma Junts pel Sí presente otro candidato, como exige la CUP. Tampoco puede descartarse que el entorno del President en funciones explore en las próximas horas la posibilidad de convencer a dos diputados que se abstengan, aunque el hecho de que la mesa del Parlament no haya convocado una nueva sesión de investidura hace pensar que habrá elecciones anticipadas el 9 de marzo.

Baños en la asamblea nacional de la CUP celebrada en Sabadell el 27 de diciembre de 2015.

Baños en la asamblea nacional de la CUP celebrada en Sabadell el 27 de diciembre de 2015.

En relación a la segunda cuestión, vaticino que más pronto que tarde la CUP se escindirá y la dimisión de Baños como diputado es sintomática. El carácter asambleario de la organización y la exigencia de someter a votación de la militancia todas las decisiones importantes resultan incompatibles con el mantenimiento de una organización compacta y disciplinada a medio plazo. El llamado ‘derecho a decidir’ que patrocinan la CUP y otros partidos en Cataluña, llevado a sus últimas consecuencias, implica que cualquier colectivo puede ejercerlo y que, por tanto, las minorías están eximidas de aceptar las decisiones de las mayorías. En el caso que nos ocupa, la minoría formada por los 30 dirigentes que votaron a favor de la investidura de Mas el 3 de enero y los 1,515 militantes que lo hicieron en la asamblea del 27 de diciembre están legitimados para ejercer su ‘derecho a decidir’ y podrían hacerlo efectivo creando su propia organización o integrándose en otra plataforma.

Clemente Polo Andrés
Responsable del Área de análisis político y económico de "Espanya i Catalans"