Logo

Movimiento Cívico d'Espanya i Catalans     

AVAL AL PLAN SECESIONISTA DE LA CUP (autor: Clemente Polo)

Artículo publicado en el diario Expansión el 28 de julio de 2016

La Mesa del Parlament toma nota del Informe y las conclusiones de la Comisión de estudio del proceso constituyente, 20 julio 2016.

La Mesa del Parlament toma nota del Informe y las conclusiones de la Comisión de estudio del proceso constituyente, 20 julio 2016.

El portal del Parlament informaba el pasado 20 de julio que el  Informe final y las conclusiones de la Comissió d’Estudi del Procés Constituent (Comisión) aprobados un día antes en comisión habían sido elevados a la Mesa del Parlament. Ante la advertencia del Tribunal Constitucional (TC) de que el contenido de las conclusiones contraviene claramente sus mandatos, la Mesa, tras escuchar a los portavoces de los grupos parlamentarios, se limitó a tomar nota del documento y dejó que fueran los dos grupos parlamentarios responsables de su aprobación, Junts pel Sí (JxS) y la CUP, quienes solicitaran su inclusión en el Pleno. Aunque los dos grupos no quisieron mostrar sus cartas, Munté, portavoz del gobierno de la Generalitat, ya había indicado que el gobierno avalaba que las conclusiones se debatieran y votaran en el Pleno, como de hecho así ha sucedido. En un ambiente muy tenso, los diputados del PP y Ciudadanos abandonaban sus escaños antes de producirse la votación mientras los del PSC no ejercían su derecho al voto y los de Catalunya Sí que es pot votaban en contra. Como era previsible, las conclusiones fueron aprobadas con los votos de los 72 diputados de JxS (62) y la CUP (10).

27/07/2016 Los diputados de C's y PP abandonan el pleno. El pleno del Parlament ha aprobado este miércoles las conclusiones de la comisión de estudio que apuestan por impulsar un "proceso constituyente" en Cataluña pese a que el Tribunal Constitucional (TC) advirtió de que esta iniciativa vulnera la Constitución y pidió a los diputados y miembros de la Mesa que impidieran la votación. CATALUÑA ESPAÑA EUROPA BARCELONA POLÍTICA

Los diputados de C’s y el PP abandonan el pleno antes de votarse las conclusiones de la Comisión de estudio del proceso constituyente.

Munté, portavoz del gobierno de la Generalitat, avala que se debatan con normalidad las conclusiones de la Comisión.

Munté, portavoz del gobierno de la Generalitat, avala que se debatan con normalidad las conclusiones de la Comisión.

Secesión trifásica

Llach, presidiendo la comisión junto a Serra, vicepresidenta de la misma el 8 de marzo de 2016. (horitzontal)

Llach (JxS) presidiendo la comisión junto a Serra (CUP), vicepresidenta de la misma el 8 de marzo de 2016.

El documento diseña con cierta minuciosidad, no exenta de ambigüedades, cautelas y contradicciones, el plan que la CUP y JxS han acordado para constituir unilateralmente un Estado ‘propio’. Tras “constatar que no hay margen de acción para el reconocimiento del derecho a decidir del pueblo catalán en el marco jurídico constitucional español”, el Informe declara que “la única manera posible de ejercer ese derecho es por la vía de la desconexión y la activación de un proceso constituyente propio”. Según sus redactores, “el pueblo de Cataluña tiene legitimidad para comenzar un proceso constituyente propio, democrático, de base ciudadana, transversal, participativo y vinculante, con el reconocimiento, el soporte y el aval de las instituciones catalanas”. Naturalmente, los autores de tan sesudas consideraciones no se han molestado siquiera en precisar quiénes integran el ‘pueblo catalán’, ni de dónde emana la supuesta ‘legitimidad’ que invocan para iniciar el ‘proceso’, ni, tampoco, para qué diantres necesitan “el soporte y el aval de las instituciones catalanas”, cuando la legitimidad de éstas se sustenta en la Constitución y la Ley Orgánica de reforma del Estatuto de Autonomía de Cataluña, dos normas cuya legitimidad ellos no reconocen.

Llach presidiendo junto a Serra (CUP) la Comisión de estudio del proceso constituyente.

Llach presidiendo junto a Serra (CUP) la Comisión de estudio del proceso constituyente.

Comisión de estudio del proceso constituyente.

Comisión de estudio del proceso constituyente.

El plan comprende tres fases: el proceso participativo, la desconexión y la celebración de un referéndum para que el pueblo de Cataluña  ratifique o rechace el proyecto de constitución elaborado. En la fase participativa, se creará el Foro Social Constituyente donde participarán “representantes de la sociedad civil organizada y de los partidos políticos’ y tendrá como misión será “debatir y formular un conjunto de preguntas sobre contenidos concretos de la futura constitución, que habrán de ser resueltas por la ciudadanía mediante un proceso de participación ciudadana”. Dejando al margen la incoherente prelación de tareas atribuidas al Foro, “debatir y formular un conjunto de preguntas” cuando lo razonable sería formularlas primero y debatirlas después, y la perogrullada de que las preguntas “habrán de ser resueltas por la ciudadanía mediante un proceso de participación ciudadana”, lo verdaderamente preocupante del Informe es que algunos diputados pretendan ocultar tras esta verborrea pretendidamente ‘progresista’ su pretensión de suplantar las instituciones legítimas de autogobierno de Cataluña por un Foro donde presuntos “representantes de la sociedad civil y de los partidos políticos” alcanzarán “un mandato vinculante para los integrantes de la Asamblea Constituyente”. En un Estado social y democrático de Derecho, como es España, los representantes de la ciudadanía se eligen en elecciones, siguiendo los cauces establecidos en el ordenamiento jurídico, y los únicos ‘resultados vinculantes’ de los ‘debates’ de sus órganos legalmente constituidos son las leyes y disposiciones que aprueban en el ámbito de sus competencias. Como diría el ‘bueno’ de Pujol, ¿qué coño es esto del Foro?

Pujol el capo de capos de CDC abroncando a los diputados en su comparecencia en el Parlament el pasado septiembre

Pujol el capo de capos de CDC abroncando a los diputados en su comparecencia en el Parlament el pasado septiembre

Fernández departiendo amigablemente con Pujol y Ferrusola antes de su comparecencia en el Parlament en febrero de 2015.

Fernández, diputado de la CUP, departiendo amigablemente con Pujol y Ferrusola antes de su comparecencia en el Parlament en febrero de 2015.

La fase de desconexión se subdivide a su vez en dos etapas. En la primera, el Parlament de Cataluña “completará la desconexión con la legalidad del Estado español mediante la aprobación de las leyes de desconexión y un mecanismo unilateral de ejercicio democrático que servirá para activar la convocatoria de la Asamblea Constituyente”.  Para que nada interrumpa el proceso, los autores del Informe sostienen que “las leyes de desconexión no son susceptibles de control, suspensión o impugnación por parte de ningún otro poder, juzgado o tribunal”. En la segunda etapa, la Asamblea Constituyente, “una vez convocada, elegida y constituida, dispondrá de plenos poderes” para redactar el proyecto de Constitución y establecer “mecanismos para garantizar la participación directa, activa y democrática, de las personas y la sociedad civil organizada”. Las decisiones de la Asamblea “tampoco serán susceptibles de control suspensión o impugnación por ningún otro poder, juzgado o tribunal”, y “serán de obligado cumplimiento para el resto de poderes públicos y para todas las personas físicas y jurídicas y no podrán ser impugnadas por ningún otro poder, juzgado o tribunal”. La claudicación del gobierno catalán ante la CUP, al aceptar sustituir ahora las instituciones legítimas de autogobierno de Cataluña por la dictadura grotesca de una Asamblea que se arroga la representación de la sociedad civil, constituye una nueva victoria de los antisistema que ya el pasado noviembre asestaron la puntilla a Mas y a CDC.

Mas con la sonrisa algo forzada da una palmadita a Puigdemont tras sustituir a Mas al frente del gobierno catalán.

Mas con la sonrisa algo forzada da una palmadita a Puigdemont que lo sustituyó al frente del gobierno catalán para obtener el apoyo de la CUP.

 ¿Hasta cuándo?

Sede del Tribunal Constitucional.

Sede del Tribunal Constitucional.

El plan urdido por la Comisión traspasa claramente los límites establecidos por el TC cuyos magistrados reconocen, en una nota aprobada por unanimidad, que si bien resulta admisible en aras al “respeto a la autonomía parlamentaria” que una comisión “pueda analizar las distintas alternativas posibles para realizar, con arreglo a la Constitución, las reformas de la misma para satisfacer cualquier pretensión política”, lo que “no resulta constitucionalmente admisible es que la actividad parlamentaria de ‘análisis’ o ‘estudio’ se dirija a dar continuidad y soporte al objetivo proclamado en la Resolución 1/XI –la apertura de un proceso constituyente en Cataluña encaminado a la creación de la futura constitución catalana y del estado catalán independiente en forma de república–, que fue declarado inconstitucional por la STC 259/2015”.

urull CDC), Baños (CUP) y Romeva presentando las enmiendas a la resolución del inicio de la independencia, 6 de noviembre 2015

Turull CDC), Baños (CUP) y Romeva (JxS) presentando las enmiendas a la Resolución 1/XI que inició el proceso constituyente hacia la secesión.

En síntesis, nos encontramos ante un plan que pretende suplantar las instituciones legalmente constituidas y el ordenamiento constitucional vigente por unos órganos, Foro Constituyente y Asamblea Constituyente, de nula legitimidad y oscura representatividad, a los que además se atribuyen plenos poderes, hasta el punto de que sus decisiones no pueden ser suspendidas o impugnadas por ningún otro poder o tribunal y son de obligado cumplimiento para el resto de poderes públicos y personas físicas y jurídicas. No hay ninguna duda de que las conclusiones de la Comisión están dando continuidad y soporte al objetivo proclamado en la citada Resolución 1/XI de iniciar el proceso constituyente, y que su “contenido contraviene claramente los mandatos [del TC] a que se viene haciendo referencia”. Ante la gravedad de estos hechos, a nadie puede extrañar que el TC haya advertido “a los poderes implicados y a sus titulares… de su deber de impedir o paralizar cualquier iniciativa que suponga ignorar o eludir estos mandatos”.

Mas, Munté, Homs, Mas-Colell, Bel, Romeva y Casals aplaudiendo a Forcadell tras ser elegida presidente del Parlament el 26 de octubre de 2015.

Mas, Munté, Homs, Mas-Colell, Bel, Romeva y Casals aplaudiendo a Forcadell tras ser elegida presidente del Parlament el 26 de octubre de 2015.

Los diputados de la CUP en el Parlament de Cataluña.

Los diputados de la CUP en el Parlament de Cataluña.

Lo más preocupante del plan de desconexión no es que lo haya avalado la CUP, puesto que el plan recoge sus exigencias de ruptura del orden constitucional, sino que tamaño dislate jurídico haya sido debatido y aprobado por diputados de la coalición JxS que sostiene el gobierno de Cataluña. Algunos ciudadanos, neófitos en temas jurídicos, nos preguntamos si los diputados de JxS (Llach, Corominas y Rovira) y la CUP (Serra y Boya) que aprobaron el Informe y las conclusiones en comisión no han incurrido ya en dos delitos, desobediencia grave al TC y malversación de caudales públicos, al dar “continuidad y soporte a la apertura de un proceso constituyente” en el Parlament. Como contribuyente, me gustaría también que la Fiscalía investigara si estos diputados deben percibir nóminas y dietas del Estado por dedicarse a pergeñar un plan para subvertir la legalidad democrática. Porque una cosa es “la mesura que exigen las circunstancias“ y “el respeto a la autonomía parlamentaria”, como reconoce el TC, y otra muy distinta seguir dando cuerda a los secesionistas y proveerles con municicones gratis (FLA) para que sigan disparando desde la Ciudadela.

Sáenz de Santamaría y Junqueras´.

Sáenz de Santamaría reunida con Junqueras para mejorar las relaciones entre el gobierno Central y el gobierno de la Generalitat. El desacato al TC en el Parlament debería hacer reflexionar a Rajoy y al resto de su gobierno.

El ministro Montoro saludando al vicepresidente Junqueras que le pidió más dinero para financiar el proceso hacia la independencia de Cataluña.

El ministro Montoro saludando al vicepresidente Junqueras que le pidió más dinero para financiar el proceso hacia la independencia de Cataluña.

Clemente Polo Andrés
Responsable del Área de análisis político y económico de "Espanya i Catalans"