Logo

Movimiento Cívico d'Espanya i Catalans     

LA CONTRARREFORMA "TRUMPIANA" (autor: Clemente Polo)

Artículo publicado en el diario Expansión el 16 de noviembre de 2016

Trump camino del Despacho Oval en la Casa Blanca.

Trump camino del Despacho Oval en la Casa Blanca.

Trump se reunió con Obama en el Despacho Oval de la Casa Blanca el día después de las elecciones y se puso en marcha el proceso de traspaso de poderes que culminará el 20 de enero cuando Donald J. Trump jure su cargo y se convierta en el cuadragésimo quinto presidente de los Estados Unidos. Aunque con menos margen del que preveían las encuestas, Clinton, con el 47,8% del voto popular ganó por cinco décimas la partida a su oponente (47,3%), pero esa ligera ventaja global no impidió a Trump superar la cifra de 270 electores y llevarse el gato al agua.

estados-unidos-mapa-electoral-2016

La peculiaridad del sistema electoral estadounidense, que salvo en los Estados de Maine y Nebraska otorga todos los votos electorales del Estado al ganador, obró el milagro de convertir la apretada victoria que obtuvo Trump en Florida, Pensilvania, Michigan y Wisconsin, con 75 votos electorales en juego, en una cómoda victoria (306 frente a 228). En los Estados de Ohio, Iowa y Carolina del Sur, donde Obama logró imponerse en las elecciones de 2012, el triunfo de Trump fue mucho más holgado. Pasada la medianoche, Clinton llamaba a Trump concediendo su derrota, y Podesta, su jefe de campaña, comparecía antes los desolados seguidores de la candidata demócrata para pedirles que se marcharan a casa.

Credenciales preocupantes

eastwood-for-trump

Eastwood for Trump. Al parecer del cineasta, Obama y Clinton no representan a los americanos verdaderos.

Al final del periplo electoral, sólo cabe reconocer que 60,35 millones de estadounidenses se sintieron atraídos o abducidos por el estilo bronco y pendenciero, muy Eastwoodiano, que ha exhibido Trump durante esta interminable campaña, así como por las recetas simplistas que el multimillonario ha propuesto para acabar con el terrorismo internacional, la inmigración ilegal, la fraudulenta competencia china y la ‘falacia’ del calentamiento global.

trump-cierre-de-campana-en-grand-rapids-michigan

Trump en su último mitin de campaña en Grand Rapids, Michigan.

trump-y-clinton-en-su-ultimo-debate

Trump y Clinton en el segundo debate en el que Trump prometió enviar a Clinton la a la cárcel si ganaba. En otro debate situó en sitio bien visible a mujeres víctimas del apetito sexual Bill Clinton y en su último mitin de campaña sentó en primera fila al hermanastro de Obama.

Resulta complicado adivinar qué hará una vez sea investido Presidente y su equipo adopte iniciativas legislativas para cumplir sus promesas. Porque aunque Trump alardea de no ser un político profesional, la verdad es que siempre dice lo más conveniente para él en cada circunstancia. Lo ilustraré con dos cambios de opinión sorprendentes. Tras prometer ante millones de espectadores que encarcelaría a Clinton si ganaba las elecciones en el último debate que mantuvieron el 6 de octubre, y tras advertir a los estadounidenses en su último discurso de campaña que la candidata demócrata “era la persona más corrupta que había intentado alcanzar la presidencia de los Estados Unidos”, Trump agradecía pocas horas después a la ya derrotada Hillary “el gran trabajo prestado a su país durante muchos años”. Me pregunto si sus seguidores continúan pensando que Clinton es una mujer corrupta que merece ser perseguida y encarcelada.

Trump se niega a reconocer que Obama nació en los Estados Unidos, New York Times, 15 de septiembre de 2016.

Trump se niega a reconocer que Obama nació en los Estados Unidos, New York Times, 15 de septiembre de 2016.

Otra muestra del talante ‘apolítico’ de Trump es su repentino cambio de actitud hacia el presidente Obama. Tras dedicarse durante cinco años a fabricar y propagar el bulo de que Obama no había nacido en Estados Unidos e insinuar que ocupaba ilegítimamente la Casa Blanca, bastó una reunión con el todavía Presidente para escucharle afirmar sin rubor alguno que “espera trabajar cerca de Obama ahora y en el futuro y que buscará su consejo para guiar al país”. En un rasgo de cinismo sin límites, cuando Trump admitió finalmente el 16 de septiembre de 2016 que Obama era americano, el magnate no pudo resistirse a endosar a Hillary la responsabilidad de haber cuestionado el lugar de nacimiento de Obama.

Obama saludando a Trump en el Despacho Oval.

Obama saludando a Trump en el Despacho Oval.

La nueva era

farage-en-un-mitin-de-trump-1

Farage, líder del UKIP, haciendo campaña en favor de Trump.

En el ámbito político, llama la atención el escaso entusiasmo con que han acogido la victoria de Trump la mayoría de los presidentes europeos, con excepción de los de Rusia y Hungría. Juncker, presidente de la Comisión, ha sido quizá el más sincero de todos al admitir que “la elección de Trump crea un riesgo que puede desestabilizar las relaciones intercontinentales en sus fundamentos y en su estructura”. Frialdad que contrasta con la indisimulada alegría que expresaron los líderes de partidos ultranacionalistas (Farage in UK, Le Penn en Francia, Petry en Alemania, Strache en Austria, Wilders en Holanda, Orban en Hungría y Kasidiaris en Grecia) que, como Trump, están en contra de la inmigración y anteponen los intereses nacionales a cualquier otra consideración. El encuentro que ya ha mantenido Trump con Farage en Nueva York constituye una clara indicación de las intenciones hegemónicas –divide y vencerás– del nuevo inquilino de la Casa Blanca, dispuesto a alentar a todos los líderes europeos empeñados en debilitar la Unión y revertir los avances en pro de la unidad logrados desde 1957. Después del Brexit, una victoria de Le Penn en las elecciones presidenciales francesas podría dar el golpe de gracia al proyecto europeo.

farage-with-trump-en-el-atico-de-trump

Farage, el primer líder político europeo al que recibe Trump en su ático en la Trump Tower.

¿Por qué depositaríamos nuestro hipotético voto for Hillary Clinton?

¿Por qué depositaríamos nuestro hipotético voto for Hillary Clinton? The Economist, 5 de noviembre de 2016.

En el ámbito económico, resulta también llamativo el rechazo frontal que han suscitado las difusas y a veces contradictorias propuestas económicas de Trump en medios como The Economist o Financial Times, poco sospechosos de conspirar contra los intereses estadounidenses. En este terreno, no hay grandes novedades desde que finalizó la campaña pero a buen seguro que también se producirán cambios y rectificaciones importantes cuando la nueva administración se ponga en marcha. Aunque nadie sabe cómo se concretará el plan de deportar a unos 11 millones de inmigrantes indocumentados a su países de origen, o cómo se implementarán los recortes impositivos prometidos y los faraónicos planes de gasto para renovar infraestructuras, construir la Gran Muralla americana en la frontera con Méjico (500.000 millones de dólares) y potenciar el poderío militar estadounidense (entre 500.000 millones y 1 billón de dólares), está claro que estas medidas reducirán la oferta de trabajo y aumentarán las demandas pública y privada de bienes y servicios, dos consecuencias innecesarias e indeseables cuando el déficit público previsto para 2016 excede el 4% del PIB y la tasa de paro es del 4,9%.

 

Trump, todavía candidato republicano, en su visita a Peña Nieto, presidente de México.

Trump, todavía candidato republicano, en su visita a Peña Nieto, presidente de México.

trump-y-nafta

El futuro del NAFTA en entredicho.

Preocupantes resultan también los planes avanzados por Trump durante la campaña para revisar el tratado de libre comercio con Méjico y Canadá  (NAFTA) e iniciar una política proteccionista frente a las importaciones chinas. A resultas de la victoria electoral, el Congreso se ha apresurado a comunicar a la administración Obama que paraliza la tramitación del acuerdo alcanzado con 11 países asiáticos (TransPacific Partnership) para promover el comercio. Ni que decir tiene que queda completamente descartada la firma del tratado de libre comercio e inversiones (TTIP) con la UE.

Bernanke defiende la respuesta de la RF a la crisis en Atlanta el 9 de abril de 2012.

Bernanke defiende la respuesta de la RF a la crisis en Atlanta el 9 de abril de 2012.

Trump, partidario de desregular la actividad económica en general, propuso durante su campaña desmantelar la legislación Todd-Frank que Bernanke calificó como la reforma regulatoria del sistema financiero más importante realizada según desde los años 30. Aprobada por el Congreso en 2010 para evitar una repetición de la crisis financiera de 2008-2009, la reforma creó el Comité para la Supervisión de la Actividad Financiera encargado de regular la actividad de Wall Street y la Oficina de Protección Financiera del Consumidor para proteger a los consumidores. Entre los objetivos avanzados por el equipo de transición de Trump está derogar algunos aspectos de la reforma considerados esenciales por Bernanke.

obamacare

La contrarreforma de Trump puede dejar también amputada o herida de muerte la legislación (Patient Protection and Affordable Care Act) aprobada tras una larga pugna de la administración Obama con el Congreso, que ha posibilitado a unos 20 millones de estadounidenses acceder a un seguro médico. Aunque durante la campaña, Trump reiteró su rechazo frontal a la Obamacare (véase, https://www.donaldjtrump.com/positions/healthcare-reform) y advirtió que “el primer día de la Administración Trump, pediremos al Congreso que emita inmediatamente un dictamen rechazando la Obamacare en su totalidad”, el asunto parece haber perdido prioridad para su equipo de transición después de la conversación que mantuvo con el hasta hace un mes ‘ilegítimo’ presidente Obama. Con independencia de si Trump ha engañado o no deliberadamente a sus votantes en este asunto también, lo relevante es que los cambios que Trump podría implementar dejarán sin cobertura médica a varios millones de estadounidenses. Seguro por el magnate no ha invitado a ninguno de ellos a visitarlo en la Trump Tower.

La ofensiva contra la reforma sanitaria de Obama.
 

Clemente Polo Andrés
Responsable del Área de análisis político y económico de "Espanya i Catalans"