Logo

Movimiento Cívico d'Espanya i Catalans     

LA REPUBLICA MONSTRUOSA DE "PUIGCUPQUERAS" (autor: Clemente Polo)

Artículo publicado en el diario Expansión el 1 de febrero de 2017

Algunos menores entre las comparsas que abarrotaron la sala del Parlamento europeo.

Algunos menores entre las comparsas que abarrotaron la sala del Parlamento europeo.

La visita de Puigdemont y Junqueras al Parlamento de la UE  el 24 de enero fue un acto más de autobombo y propaganda a los que nos tiene acostumbrados el gobierno de la Generalitat, con un coste en esta ocasión para los contribuyentes españoles de 127.000 €. (Apúntenlo a la cuenta del FLA, gracias.) Entre las fotos inolvidables que dejó la velada, sobresale la instantánea donde aparece un ciudadano con atuendo oriental y tez algo oscura que bien podría ser el mismísimo Rey Baltasar –en realidad, se trataba del portavoz del Movimiento Nacional de Liberación de Azawad, una región que declaró la independencia de Mali en 2012 y ningún Estado ha reconocido todavía–.  Que hayan buscado tan esperpéntica compañía para reclamar el apoyo de las instituciones europeas a su plan de realizar un referéndum ilegal en 2017 constituye una clara indicación de que, a pesar de su edad, Puigdemont y Junqueras siguen creyendo en los Reyes Magos.

calafell-por-la-independencia

Ciudadanos de Calafell en Bruselas con el rey Baltasar mostrando cartelitos a favor de la  independencia con la bandera estrellada.

Una república…

puigdemont-en-bruselas-con-el-rey-baltasar

Puigdemont departiendo en Bruselas con el representante del movimiento nacional de liberación de Azawad. Tiene asegurada ya el reconocimieno de su república por el citado MNLA.

Dejando a un lado la perplejidad natural que suscita ver al presidente de la CA de Cataluña plantarse con sus comparsas en Bruselas para reafirmar su inquebrantable voluntad de incumplir las normas que lo legitiman en su cargo, quería aprovechar las reacciones que ha producido el viaje de Puigdemont y Junqueras para dilucidar si detrás de la resolución I/XI que “declara solemnemente el inicio del proceso de constitución de un estado catalán independiente en forma de república”, presentada por los grupos parlamentarios Junts pel Sí y CUP  y aprobada con sus 72 votos en el Parlament el 9 de noviembre de 2015, hay un acuerdo serio entre las tres fuerzas políticas para ejecutarlo, o estamos, una vez más, ante una estratagema electoralista de CDC y ERC.

urull CDC), Baños (CUP) y Romeva presentando las enmiendas a la resolución del inicio de la independencia, 6 de noviembre 2015

Turull (CDC), Baños (CUP) y Romeva presentando las enmiendas a la resolución I/XI de inicio del proceso de independencia el 6 de noviembre 2015.

Las reacciones de sus socios al discurso de Puigdemont en Bruselas demuestran que no hay ningún proyecto político de calado detrás de la famosa resolución parlamentaria. Aunque el todavía ‘president’ reiteró ante la claque congregada para tan solemne ocasión que su gobierno realizará el referéndum de independencia en 2017, dejó también bastante claro que su plan de secesión contempla “poder actuar como un país independiente integrado en la Unión Europea y la comunidad internacional desde el primer día” y advirtió que el plan sólo podrá culminarse con éxito si cuenta con el apoyo de las instituciones europeas a las que reclamó con insistencia no mirar hacia otra parte.

puigdemont-con-junqueras-y-romeva-en-bruselas

Por cierto, ¿dónde está la bandera estrellada? La europea creo que no la llevaron ellos sino que preside la sala del Parlamento europeo.

Las declaraciones de Puigdemont no sólo provocaron el desprecio lógico de los ‘cuperos’, un amasijo de células locales que aspiran a que la nueva república no forme parte de la UE ni del euro, sino incluso entre los dirigentes de ERC que por razones tácticas y estratégicas consideran inaceptable supeditar la independencia de los catalanes al visto bueno de Bruselas. Para ellos, Cataluña debe seguir adelante con el proceso,  proclamar sin más dilaciones la república y buscar luego el reconocimiento de las instituciones europeas que –piensan– acabarán aceptando los hechos consumados.

Puigdemont durante su presidencia de la Asociación de Municipios Indepedencia.

Puigdemont durante su presidencia de la Asociación de Municipios por la Indepedencia.

Estamos ante diferencias esenciales en la concepción del proceso secesionista entre las tres formaciones cuyas consecuencias sociales, políticas, y económicas serían también muy distintas para los catalanes: Puigdemont y CDC consideran inviable constituir una república independiente a menos que esté en la UE desde el primer día; Junqueras y ERC están dispuestos a correr el riesgo de que Cataluña quede fuera de la UE durante años, sin importarles la fractura social y la ruina económica que resultaría; y la formación anticapitalista y antisistema CUP quiere una república popular fuera de la UE y la eurozona. Los catalanes que avalaron con sus votos a la coalición JxS en las últimas elecciones autonómicas y todos aquellos que respaldan todavía el proceso ignoran estas diferencias cruciales y sus implicaciones. Es hora de que sepan que no hay un único proyecto de república catalana sino tres proyectos incompatibles entre sí.

para los ‘Països Catalans’…

Territorio de los inexistentes Països Catalans donde la CUP y ERC desarrollan su actividad política.

Territorio de los inexistentes Països Catalans donde la CUP y ERC desarrollan su actividad política y para los que reclaman el derecho de autodeterminación.

Las diferencias entre las repúblicas de CDC, ERC y CUP no se circunscriben exclusivamente a su inserción en la UE sino que afectan incluso a su definición territorial. Puesto que la CA de Cataluña incluye, según el Estatuto, las provincias de Barcelona, Gerona, Lérida y Tarragona, podría pensarse que las fronteras de la república se corresponderían con los límites de las cuatro provincias. Pues no es así. El proyecto político de ERC considera que “los ‘Països Catalans’ son una de las muchas naciones sin estado en una Europa donde las fronteras no responden a la realidad nacional que la integra.” y advierte que “la obtención de la independencia de los ‘Països Catalans’ en la Europa Unida constituye un objetivo irrenunciable.” En la cuestión territorial, Junqueras y ERC se encuentra también más cerca de la CUP que de CDC, y ambos contemplan una república que iría desde Fraga (Aragón) a Mahón (Menorca) y desde Salses (Francia) a Guardamar (Alicante), e incluiría varias provincias españolas y algunos departamentos franceses para los que ERC y la CUP “reclaman el derecho de autodeterminación”.

Diputados de la CUP rompiendo fotos del Rey en el Parlament de Cataluña.

Diputados de la CUP rompiendo fotos del Rey en el Parlament de Cataluña.

En esta coalición franquesteiniana, los desacuerdos afectan incluso al procedimiento a seguir para redactar la constitución de la república. Tras anunciar el gobierno de la Generalitat que se había alcanzado un acuerdo para redactarla, a la CUP le faltó tiempo para emitir un comunicado el 27 de enero en el que niega que “la CUP-CC haya llegado a acuerdo alguno con el gobierno para que un grupo de expertos redacte la constitución” y exige  que “se apueste por un proceso constituyente popular, en el que las directrices de la futura constitución surjan del debate y la participación de la gente.” Así que no sabemos si la constitución está ya en Palau, custodiada por el ex–juez y ex–senador Vidal, o está siendo esculpida a la luz de las antorchas en las canteras de la CUP.

cup-noche-de-las-antorchas

Aquelarre de la CUP en Barcelona el 11 de septiembre de 2016 para quemar imágeners del Rey y ejemplares de la Constitución.

 Golpe de estado

Foto de familia del 'pacto nacional por el derecho a decidir'. Enmarcado en un círculo aparece el rostro Carles Sastre, terrorista convicto que asesinó al empresario Bultó.

Foto de familia del ‘pacto nacional por el derecho a decidir’. Enmarcado en un círculo aparece el rostro Carles Sastre, terrorista convicto por el asesinato del empresario Bultó. A su lado, el ex-juez y ex-senador Vidal.

Constatada la incapacidad de los partidos secesionistas para acordar las características y las fronteras de la futura república catalana,  al gobierno catalán y a los partidos que lo apoyan sólo les une la voluntad de continuar su huida hacia delante y culminar el proceso dando un golpe de estado en los próximos meses. En cuanto se hayan tramitado en el Parlamento regional las dos leyes que regulan el funcionamiento de las agencias catalanas de hacienda y protección social, el gobierno de la Generalitat aprobará inmediatamente la ‘ley de transitoriedad jurídica’ cuyo primer artículo contendrá la declaración unilateral de independencia con que se pretende otorgar visos de legitimidad a la convocatoria del referéndum.

Pí i Sunyer, ex-vicepresidente del Tribunal Constitucional y presidente del consejo asesor nacional de transición a la independencia, al qeu se atribuye la redacción de la 'ley de transitoriedad jurídica'.

Viver Pí i Sunyer, ex-vicepresidente del Tribunal Constitucional y actual comisionado del ‘consejo asesor para la transición nacional’ al que se atribuye la redacción de la ‘ley de transitoriedad jurídica’.

Puigdemont y Gabriel celebrando alguno de sus pactos golpistas.

Puigdemont y Gabriel, dirigente de la CUP, celebrando alguno de sus pactos golpistas.

La estrategia de confrontación del gobierno de la Generalitat y la exigua mayoría que lo apoya en el Parlament está condenada al fracaso: la república no llegará a nacer o durará sobre el papel unas horas y pasará a la historia con más pena que gloria. No se puede constituir un estado vulnerando la Constitución que democráticamente aprobamos todos los españoles ni esperar que el golpe de estado lo respalden las instituciones europeas y la comunidad internacional. España es desde 1978 una democracia perfectamente homologada y nuestra Constitución es la mejor garantía de la libertad y la igualdad de todos los españoles, catalanes incluidos. Porque respetamos la legalidad democrática, porque amamos la libertad y la justicia, la igualdad y la pluralidad, la mayoría de los catalanes queremos seguir siendo españoles y europeos y no vamos a dejarnos engullir por la monstruosa república de Puigcupqueras.

Junqueras con Gabriel, dirigente de la CUP.
puigdemont-con-gabriel-y-boya-dirigentes-de-la-cup-en-el-palau-de-la-generalitat

Puigdemont con Gabriel y Boyá, dirigentes de la CUP, en la sede del gobierno de la Generalidad.

Clemente Polo Andrés
Responsable del Área de análisis político y económico de "Espanya i Catalans"