Logo

Movimiento Cívico d'Espanya i Catalans     

ENTREGA A DON JOSE BOU I VILA DEL II PREMIO "CATALANES POR ESPAÑA" (autor: Clemente Polo)

Estas son las palabras que pronuncié en el acto de entrega a Don José Bou i Vila, presidente de la asocición Empresaris de Catalunya, de la II edición del premio Catalanes por España que otorga la plataforma cívica Espanya i Catalans. El acto se celebró en el Hotel Cataluñael 8 de abril de 2017:

Queridos amigos:

Muchas gracias a todos por su presencia aquí. Empezaré por decirles que me siento muy honrado de participar en este modesto aunque sentido homenaje a Don José Bou i Vila, presidente de la asociación Empresaris de Catalanya.

Los miembros de la Junta de Espanya i Catalans, la plataforma constitucionalista en la que se han integrado las asociaciones Profesores por el Bilingüísmo, Movimiento 12-O y Regeneración Democrática los últimos dos años, decidió otorgar por unanimidad el II premio Catalanes por España a José hace unos meses, en reconocimiento a la enorme labor que ha desarrollado al frente de Empresaris desde 2014. Considero que la elección fue un gran acierto.

Empresaris de Catalunya, reza su manifiesto, es una asociación que nació “con el objetivo de dar voz a los empresarios y profesionales de la empresa que deseamos alertar de las consecuencias negativas que traería el `preso secesionista’ catalán para la actividad económica de Cataluña y, en consecuencia, para todos y cada uno de los catalanes”. No sé si se puede ser más catalán pero no más claro.

Para valorar en su justa medida la importancia y el coraje que hace falta para ponerse al frente de Empresaris de Catalunya basta con mirar a nuestro alrededor y constatar como la mayoría de empresarios y líderes sindicales en Cataluña han reaccionado con tibieza, cuando no con vergonzosa sumisión, al locuaz empecinamiento de los dirigentes políticos catalanes (Mas, Homs, Junqueras, Forcadell, Fernández, Gabriel, etc.) en fracturar la sociedad catalana y a su descabellado plan de desconectar a Cataluña del resto de España y de la UE.

En unos momentos cruciales para el futuro de Cataluña y España, resultaba imprescindible que surgiera una asociación empresarial que no callara ni mirara hacia otro lado como han hecho la poderosa patronal Fomento del Trabajo y la mayoría de presidentes y altos ejecutivos de empresas y entidades financieras catalanas, por no referirme a la servil actitud de las principales organizaciones sindicales (CCOO y UGT),claramente posicionadas en favor del ‘derecho a decidir’, haciendo gala de un sectarismo impropio de organizaciones que se arrogan la representación de todos los trabajadores catalanes, o a la connivencia descarada de alguna organización empresarial, como el Circle de Negocis, alumbrada y financiada por el movimiento secesionista. Voy a referirme a dos casos recientes.

Hace unos días, un diario nacional resumía en este titular, “El empresariado catalán exige a Rajoy que esta vez cumpla su palabra”, la reacción de los empresarios catalanes al Plan de Infraestructuras que Rajoy presentó en Barcelona el 28 de marzo. No pude evitar comentarlo en mi página de Facebook donde podéis leer lo siguiente:

“La posición del Sr. Oliu, al que por cierto Rajoy ha convertido en presidente de un banco de dimensión nacional, no se entiende: pide a Rajoy más gestos continuados y calla ante la gesticulación y las provocaciones permanentes del gobierno y el Parlament de Cataluña.

No he escuchado al Sr. Oliu y a otros representantes de las élites empresariales catalanas reclamar en público a quienes están instalados en la confrontación permanente que dejen de incumplir la Constitución y acaten las sentencias de los Tribunales. Parece que lo único que les interesa es que todo siga igual y el Gobierno de España haga concesiones al gobierno de la Generalitat, aunque menoscaben los derechos constitucionales y la igualdad de todos los españoles.

El presidente de un banco nacional debería ser más ecuánime. Si el partido anticapitalista CUP-CC hiciera una visita a su sede, como la que hizo a las sedes del PP en Barcelona y a la de Ciutadans en Lérida, puede que empezara a demandar cambios al gobierno catalán, no al español.”

El segundo caso atañe a la actitud de las organizaciones sindicalesrn Cataluña. Todos nosotros tenemos en la retina la imagen de Gallego y Álvarez, los máximos responsables de CCOO y UGT, posando con la pérfida Casals para reclamar el ‘derecho a decidir’. El virus nacionalista ha permeado también las organizaciones sindicales en Cataluña hasta acabar con cualquier atisbo, no ya de internacionalismo proletario, sino siquiera de la más modesta solidaridad interregional. Y parece que la enfermedad va a más. El Sr. Pacheco, elegido secretario general de CCOO hace unos días con respaldo del 91,5 % de los delegados sindicales reafirmaba en una entrevista publicada “El diari del Treball” la posición ya conocida de la sindical:

“En aquest congrés hem renovat la posició sobre aquest punt amb una resolució aclarint que el dret a decidir ha de ser clar i vinculant i destinat a conquerir els majors espais de sobirania. I ho fem des de l’autoritat que dóna ser la més gran organització popular de Catalunya, que ens permet ser garants de què la gent de Catalunya pugui dir que vol fer al seu país”.

Queridos amigos, termino ya, José Bou i Vila, presidente de Empresaris de Catalunya va a recibir con todo merecimiento este premio porque es mucho lo que ha hecho con muy poco en el entorno hostil en que se ha convertido Cataluña para la mayoría de catalanes: para los catalanes silenciosos y silenciados por la larga mano de la Generalitat y sus medios de comunicación, por la prudente imprudencia de tantos empresarios y ejecutivos catalanes, y por la connivencia de algunas organizaciones patronales y sindicales.

Amigos, si queremos que Cataluña continúe formando parte de una España democrática en el futuro, tenemos que hacer mucho más de lo que organizaciones como Empresaris de Catalunya o Espanya i Catalans están en condiciones de hacer ahora, a base de voluntarismo y sacrificios personales. Necesitamos con urgencia más recursos y mayor presencia en los medios de comunicación para convencer a una mayoría amplia de catalanes de que el orden constitucional es la vía más segura hacia la libertad, la concordia y la prosperidad.

Si no logramos dar este paso adelante en los próximos meses, me temo que dentro de poco,no tendrá sentido conceder este premio porque, suponiendo que el régimen nacional-secesionista de Junqueras-Forcadell-Vidal-Rufian-Gabriel-Fernández lo permitiera –no me sorprendería nada que los fascistas lo prohibieran acusándonos a los demócratas de ser lo que son ellos–, nuestra voz, querido José, habrá dejado de escucharse en Cataluña.

Muchas gracias a todos por su atención y paciencia.

Clemente Polo Andrés
Espanya i Catalans