Logo

Movimiento Cívico d'Espanya i Catalans     

MANIFIESTO SOLIDARIO Y POR LA DIGNIDAD DE UNA LENGUA (autor: Albert Hidalgo)

(en relación al evento en Mataró en defensa del biligüismo el pasado día 21 de mayo)

Aunque físicamente no me va a ser posible participar de una reivindicación tan justa como necesaria, en medio de una sociedad profundamente manipulada por el pensamiento de una lengua única, arrojada con hostilidad contra la lengua del otro, maltrecha y despreciada, e injustamente arrinconada en la educación de nuestros hijos hasta al punto de reducirla a la mínima expresión educativa, por debajo incluso de la lengua extranjera, no me resigno por ello a permanecer en silencio y como mero espectador, ante una manifestación que debiendo ser multitudinaria, posiblemente no lo sea tanto por cuanto los poderes establecidos llevan ya varias décadas, tratando poco menos que de 'opresora' y 'verduga' a esta lengua que por derecho nos pertenece a todos.

El cinismo, la manipulación y la exclusión lingüística del español, como idioma común de todos, se han apoderado de una Cataluña secuestrada por el pensamiento único de una lengua hermana, hija de una misma madre, pero neciamente presentada como arma de doble filo, contra quienes no reclamamos sino la digna convivencia, en el mismo espacio, en este hogar que nos pertenece a todos, de los idiomas de todos. Idiomas que nacieron juntos y juntos anduvieron el camino de una larga convivencia, amenazada ahora, no por unos padres que deciden reclamar una modesta cuarta parte de ese espacio, en las escuelas de sus propios hijos, no por quienes nos sumamos en la defensa de ese derecho que durante tantos años nos han negado, no por quienes defendemos el respeto, la libertad y la convivencia de todos en las lenguas de todos, sino por aquellos que se atreven a tacharnos de agresores o verdugos a quienes no reclamamos sino unas pequeñas migajas de lo que en justicia nos pertenece.

Hoy más que nunca necesitamos aunar nuestras voces, unir nuestras manos y apoyar sin fisuras a quienes, al igual que estos padres de Mataró, deciden dar un paso más y reclamar por derecho, lo que durante tantos años se nos ha negado. Ellos han demostrado su valentía, en medio de toda esta vorágine de hostilidad y nos toca ahora a los demás dejar de mirar para otro lado y sumarnos a esa voz que clame con más y más fuerza impidiendo ser acallada por el griterío intolerante de este nacionalismo obstinado con la manipulación lingüística de nuestros propios hijos, para quienes no reclamamos sino la mejor calidad lingüística, en una convivencia sana y equilibrada de los dos idiomas que siendo naturales y 'vehiculares' en nuestras calles y en nuestros hogares, pueda llegar también a serlo en la educación de los más pequeños.

Por todo ello, por la persecución, el acoso e incluso las agresiones físicas o verbales que sufren tantas personas que, al igual que estos padres de Mataró, deciden hacer frente a la exclusividad del catalán en las aulas, en detrimento de la lengua española. Por la lucha valiente y decidida de lo que no debería ser más que el ejercicio de un derecho. Por los atropellos y los abusos a los que un nacionalismo agresivo nos somete día a día a todos los que hemos decidido por hecho y por derecho resistirnos a doblegarnos ante quienes anteponen la causa de un territorio a los derechos individuales de las personas. Por todo ello, hoy más que nunca, alcemos juntos nuestras voces, pacíficas pero firmes, serenas pero rotundas y convencidas ante el griterío asfixiante del nacionalismo.

Por una Cataluña plural y por una escuela de todos y para todos. Las lenguas también de todos.

Albert Hidalgo Martín
Colaborador "Espanya i Catalans"