Logo

Movimiento Cívico d'Espanya i Catalans     

LA HORA DE LA VERDAD (autor: Clemente Polo)

Sé que ya se acercan las vacaciones y no es buena época para daros la tabarra con el ‘prusés’, como nuestros amigos de Dolça Catalunya se refieren al plan del gobierno de Mas (y su escudero Junqueras) para hacerse con el poder saltándose la legalidad constitucional. Pues bien, acabo de escuchar en una entrevista a Romeva, el singular izquierdista que se ha ofrecido para liderar la lista unitaria de ‘país’ y aparentar unidad dentro del movimiento nacional-indepentista catalán (MNIC),  afirmar sin recato que bastaría con conseguir un voto más para empezar a construir un país independiente y más justo. Como siempre, ha echado la culpa a ‘Madrid’ que se ha negado a escuchar la voz del ‘pueblo’ de Cataluña durante los tres últimos años.

Estamos, si damos crédito a las palabras de Romeva, a las puertas de un intento de golpe de Estado que quizá no se consume si les falta un voto pero que planean darlo si cuentan con el respaldo de la mayoría de votantes. Mas ya lanzó ayer la campaña en la convención de su partido (CDC) y quieren aprovechar estas semanas de julio y el tirón de la Diada para difundir sus fabulaciones y mentiras y confundir a los indecisos. Toda la maquinaria del miniestado que es la Comunidad Autónoma de Cataluña y los medios de comunicación bajo su control harán todo lo posible e imposible para movilizar a los suyos hasta el 27 de septiembre. De aquí a entonces, vamos a leer y a escuchar hasta la saciedad que una Cataluña independiente será una sociedad más próspera y más justa.

Causa estupor escuchar a Romeva afirmar que el propósito de la independencia es crear una sociedad más justa. ¿A que me mirarían ustedes con desconfianza si les propusiera que Barcelona debe ser independiente para atender mejor a los barceloneses más necesitados en lugar de destinar parte de esos recursos a atender también a los tarraconenses, leridanos y gerundenses? A este grado de insensatez han llegado las propuestas de la seudoizquierda catalana: en los territorios más ricos, como Cataluña, los pobres vivirán mejor -afirman sin rubor- si somos independientes. Marx, bastante más clarividente que ellos a la hora de examinar los mecanismos de la explotación humana y la distribución de la riqueza, siempre vio en el nacionalismo el principal obstáculo para alcanzar un mundo más justo.

El progreso y el bienestar de los catalanes  se forjaron gracias al mercado español durante los siglos XVIII, XIX y XX que convirtieron a Cataluña en la ‘fabrica de España’. Y el resto de España continúa siendo el principal mercado de los productos catalanes en la segunda década del siglo XXI, a gran distancia de su segundo (Francia) y tercer mercados (Alemania), todos ellos Estados miembros de la Unión Europea. A los indecisos, les repetirán hasta la saciedad que no tienen de qué preocuparse porque España y la UE se avendrán a negociar, y la transición hacia un estado independiente será un camino de rosas.  Apelarán a nuestro deseo de sentirnos protagonistas de la Historia y nos prometerán que la independencia nos trerá más bienestar y justicia social, nos dirán cualquier cosa que queramos oír para ocultarnos que su proyecto de cartón-piedra, como el referéndum griego, está condenado a derrumbarse con estrépito a las pocas horas.

El 27 de septiembre no traerá la independencia a Cataluña porque le faltan demasiados votos y credibilidadad internacional al plan de secesión que no ha logrado sumar ni un sólo aliado en la UE durante estos años. Pero la campaña plebiscitaria planteada por Mas sí le servirá a él, en caso de que sea la suya la lista más votada, para asegurarse la presidencia del gobierno catalán y relegar a Junqueras y a ERC a su ya asumido papel de masoveros de la Masia Gran. De lo que podemos también estar seguros es de que si Mas gana, todos los recursos de las Administraciones Públicas en Cataluña (gobierno de la Generalitat, Diputaciones, Consejos Comarcales y Ayuntamientos) y todos los medios de comunicación bajo su control continuarán al servicio del ‘prusés’.

La cuestión es quién les hará frente. Si las instituciones centrales del Estado continúan sin tomarse en serio este asunto, poco podrán hacer las asociaciones civiles que como Espanya i Catalans, Somatemps, Empresaris de Catalunya, Convivencia Cívica Catalana, Ágora, Asociación por la Tolerancia, Regeneración Democrática, Asociación Cervantina, la Asociación por la Escuela Bilingüe, Foro España, Dolça Catalunya, etc., hacen frente con más voluntad que recursos al bien financiado y engrasado movimiento nacional independentista catalán. Pronostico que mientras Mas siga controlando un enorme presupuesto consolidado (36.943 millones en 2015), mientras los ciudadanos españoles no puedan acceder a las administraciones públicas y el sistema educativo en igualdad de condiciones, y mientras la Generalitat de Cataluña siga haciendo caso omiso de la Constitución, las leyes del Estado y las sentencias de los tribunales, seguirá aumentando el número de adeptos al ‘prusés’. Ha llegado la hora de hacer frente al MNIC con sus propias armas.

Clemente Polo Andrés
Responsable del Área de análisis político y económico de "Espanya i Catalans"