Logo

Movimiento Cívico d'Espanya i Catalans     

Quiénes somos y qué pretendemos

El Movimiento Cívico d´Espanya i Catalans se creó a través de las redes sociales. Nació como reacción contra la utilización de las reivindicaciones protagonizadas por la ciudadanía, en la manifestación del 11 de septiembre de 2012. En efecto, al ser tergiversada, la manifestación fue capitalizada e instrumentalizada, de forma interesada, en beneficio del separatismo.

Esta utilización partidista de las reivindicaciones populares, por parte de las instituciones, fue vivida como una ofensa por muchos ciudadanos. Estas reivindicaciones eran muy reales: con ellas se denunciaban, por un lado, los recortes sociales llevados a cabo por el Gobierno de la Generalitat; y, por otro, la manipulación interesada de la opinión pública por parte de los medios de comunicación, controlados y subvencionados por la Generalitat, al defender la decisión de no aceptar los fallos judiciales que declaraban inconstitucional algunos artículos del nuevo Estatut de Autonomía. 

Estos dos factores fueron las causas de la indignación de gran parte de los ciudadanos de Cataluña. Y, como consecuencia, los fundadores del Movimiento Cívico d´Espanya i Catalans decidieron constituirse en asociación y comenzar a trabajar para que la lógica y el sentido común volvieran a regir la realidad sociopolítica catalana, defendiendo la vigencia y la aplicabilidad de la Constitución de 1978. 

Ante la indignación que provocó la manipulación separatista y haciendo uso de los apoyos de la manifestación del 11 de septiembre de 2012, como factor de concienciación y adoctrinamiento de la ciudadanía, los ciudadanos que estuvieron en el origen del Movimiento Cívico d´Espanya i Catalans consideraron necesario crear nuestro movimiento, para evidenciar que, en Cataluña, no todo el mundo es separatista y que estamos dispuestos a combatir las ofensas de los que, a diferencia de nosotros, no quieren realmente a Cataluña. 

Al amparo del separatismo, el comportamiento de nuestros gobernantes nos produce una enorme pena. En efecto, éstos fijan los hitos relevantes de cada legislatura en función de los objetivos separatistas, tan negativos para la sociedad que gobiernan. Y son precisamente estos hechos los que hacen fuerte a nuestro Movimiento Cívico, ya que estamos convencidos de que éste es absolutamente necesario. 

El Movimiento Cívico d´Espanya i Catalans considera que el posicionamiento del antiguo “nacionalismo moderado” en la senda del soberanismo se debe a su incapacidad absoluta para administrar adecuadamente los recursos disponibles y para gobernar con eficiencia en favor de todos los catalanes. De esta forma, enmascara su incompetencia para gobernar, dando pábulo a las propuestas demagógicas de los que apuestan por una ruptura, que nuestro movimiento no acepta. 

Ante esta situación y ante la necesidad de hacer frente a dicha incoherencia, los fundadores del Movimiento Cívico d´Espanya i Catalans, como la mayoría de los ciudadanos catalanes, desean la prosperidad y el desarrollo para Cataluña, en beneficio de todos y no sólo de una parte de la sociedad. Y por eso, en octubre de 2012, fundaron la asociación precitada que, podemos afirmarlo, es la más veterana en la lucha contra la sinrazón y la fraudulenta y corrupta apuesta que hoy centra la actividad política catalana. 

El principal activo de nuestra asociación son las personas que la integran. Nos vanagloriamos y estamos orgullosos de la transversalidad de la que siempre ha hecho gala. Se trata también de una de nuestras señas de identidad. 

El Movimiento Cívico d´Espanya i Catalans nació en Barcelona con un objetivo básico e irrenunciable: “Defender la pertenencia de Cataluña a España, su unidad, con respeto y solidaridad hacia/con todas sus comunidades, y la transversalidad, es decir con independencia de la ideología política de sus integrantes, porque lo que nos une es nuestro amor a España”. 

Ponemos el acento en el significado de los dos vocablos que hemos utilizado para justificar nuestra razón de ser. Por un lado, la UNIDAD: el Movimiento Cívico d´Espanya i Catalans es un colectivo con convicciones firmes en la defensa de la integridad de la nación española. Y por el otro, la TRANSVERSALIDAD: el movimiento se constituyó sin imponer condicionantes de ningún tipo, en relación con la adscripción política de sus integrantes. Las posibles y lógicas diferencias ideológicas deben quedar en un segundo plano, ante la defensa a ultranza y prioritaria de España como nación de todos.  

De hecho, el Movimiento Cívico d´Espanya i Catalans es un colectivo en el que hay una representación, prácticamente equilibrada, de lo que podemos catalogar sociológicamente como de ciudadanos de “derechas” y de “izquierdas". Esto es algo que nos honra, nos enorgullece y nos hace fuertes. Nuestro Movimiento es un claro ejemplo de que, en cuestiones importantes, como la defensa de la identidad nacional española en Cataluña, no hay miramientos de orden político y todos remamos en la misma dirección, porque es evidente que es más lo que nos une que lo que nos separa.